martes, 25 de noviembre de 2014

INGREDIENTES SKINNYTAN II: PROPIEDADES DEL ACEITE DE ALMENDRAS

Hoy os vamos hablar del aceite de almendras dulces, uno de nuestros principales ingredientes.

Prunus dulcis es el árbol del que se extrae tan valioso fruto, la almendra.

Desde antiguo se han utilizado diferentes partes de la planta como antitusígeno, hipotensor y hepatoprotector, entre otros usos. Sus propiedades principales son las de emoliente dermatológico, laxante, antiinflamatorio, cicatrizante y antiespasmódico. La leche y el aceite de almendras se han usado tanto para uso interno (oral) como para uso externo (tópico).

La manera correcta de extraer el aceite de almendras, para que sea apto para el uso tópico, es el prensado en frío. Así conseguimos que mantenga todas sus propiedades.
En medicina, el aceite de almendras se usa:
  • Como un potente emoliente, en el caso de que existan afecciones cutáneas inflamatorias de carácter leve como eczema, herpes, o piel seca. O en casos de mayor relevancia como la dermatitis o psoriasis.
  • Por sus cualidades altamente hidratantes tiene un efecto reductor de la sensación de sequedad y el picor, ya que suaviza y protege tanto la piel como las mucosas, ablanda la inflamación, incluso calma el dolor y alivia la irritación.
  • Su efecto humectante incluso mejora las quemaduras, abrasiones y heridas leves de la piel.
Una piel bien hidratada es una piel sana,  y una piel sana siempre resiste mejor cualquier tipo de agresión externa. Para ello, el aceite de almendra nos proporciona un gran cantidad de vitamina E, ácidos grasos y antioxidantes.

En cosmética tiene muy diversas utilizaciones.  Se puede presentar refinado o no, y en combinación con otros aceites o no. Puede ser utilizado facial y corporalmente, y además de como hidratante, suele tener usos antiarrugas, contra las estrías, patas de gallo y flacidez e incluso como limpiador facial. En casos de patologías del cabello seco y quebradizo, aporta una buena nutrición a este que recupera su brillo y suavidad.

Se presenta en muy diversos formatos desde cremas muy densas de consistencia mantecosa a ligeros aceites de masaje y aromaterapia. Su aplicación y absorción es muy sencilla, ya que no deja residuos ni se queda impregnado en la piel.

Es totalmente inocuo, por lo que se puede aplicar tanto en bebés como en adultos.

Finalizando os diremos que el aceite de almendras ha de conservarse de manera correcta, en lugares frescos, oscuros y secos, para que mantenga sus propiedades.

Y de igual modo incidiremos en que no se debe confundir con el aceite de almendras amargas, ya que tienen una alta toxicidad, este sólo se usan en perfumería y en muy bajas dosis y prescripción médica como expectorante. Una ingesta pequeña puede ocasionar trastornos digestivos y respiratorios en adultos e incluso la muerte en bebés.

Supongo que ahora entendéis perfectamente porqué el aceite de almendras dulces es uno de los ingredientes SKINNYTAN.